viernes, 11 de marzo de 2011

HARIDAS - El siervo perfecto de los santos nombres - La liberación de la prostituta




HARIDAS
El siervo perfecto de los santos nombres

por su Santidad Chandramukha Swami

© 2004 Om Tat Sat Editorial

Permitida la reproducción parcial o total de este libro, siempre y cuando sean citados el título, el autor y la editorial.

El autor invita a los lectores interesados en el tema de este libro a corresponderse con él:
cmsw@uol.com.br - Caixa Postal 1020 – Pindamonhangaba, SP – CEP 12400-990

A todos aquellos que sinceramente están refugiándose en los santos nombres; a mi querido guru-iniciador, Srila Hridayananda dasa Goswami,
que está siempre inspirándome a ejecutar hari-nama en compañía de los devotos; y, finalmente, al guru-instructor del mundo entero,
Su Divina Gracia A.C. Bhaktivedanta Swami Prabhupada,
que ha esparcido efectivamente las glorias de los santos nombres por los cuatro rincones del mundo, cumpliendo así la profecía de Sri Caitanya.


La liberación de la prostituta

En una ocasión, después de abandonar su casa, Haridas permaneció por algún tiempo en Benapola, en el distrito de Yashoara, donde construyó una cabaña y cultivó una planta de Tulasi. En este lugar, acostumbraba cantar los santos nombres del Señor en su japa trescientas mil veces por día, lo cual significa que cantaba prácticamente todo el día y toda la noche. A veces, se dirigía a casa de algún brahmana-devoto que adoraba la forma del Señor como salagrama-sila y mendigaba algo de maha-prasadam. Debido a su poderosa influencia espiritual, él era adorado por toda la vecindad.

En aquella región existía un propietario de tierras muy influyente llamado Ramacandra Khan. Dado que él era ateo, su corazón ardía de envidia al ver que el santo Haridas era adorado por todos. De ese modo, tal hombre pecaminoso buscaba los medios para deshonrar a Haridas, pero, por más que buscara, no era posible encontrar el menor defecto en el carácter de Haridas. Disconforme con ello, el pícaro Ramacandra Khan contrató a una prostituta, emprendiendo un plan para deshonrar a Haridas. Actuando como un típico hombre ateo, aquel hombre pecaminoso se dirigió a la prostituta de la siguiente manera:

“Existe un mendigo llamado Haridas. Yo deseo que tú descubras el medio de desviarlo de su voto de castidad”. La prostituta respondió: “Dame sólo tres días, que yo atraeré la mente de Haridas”.

De esa manera, la noche llegó. Luego de vestirse sensualmente y presentándose de una forma muy atractiva, la prostituta fue a la cabaña del santo Haridas con gran júbilo. Después de ofrecer respetos a la planta de Tulasi, la prostituta entró en la cabaña. Seguidamente, ofreciendo reverencias a Haridas, ella se sentó de tal manera que parte de su bello cuerpo quedó completamente expuesto. Con el propósito de atraer la mente de Haridas, ella dijo las siguientes palabras: “Mi querido Haridas, tú eres un gran predicador y el mejor entre todos los devotos, mas tu juventud apenas está comenzando. Siendo tan lindo y encantador, ¿cómo podría una mujer como yo mantener la mente controlada después de contemplarte? Estoy muy agitada y deseo unirme contigo, de lo contrario, no seré capaz de conservar mi vida”.

Haridas respondió: “Tengo un voto de cantar un número prescrito de japa, y aún no terminé. Mientras tanto, por favor, quédate sentada y escucha el canto de los santos nombres. Tan pronto termine, satisfaré tus deseos”. Con la esperanza de alcanzar su objetivo, la prostituta permaneció con Haridas en la cabaña escuchando los santos nombres hasta que la luz de la mañana surgió. Viendo que la mañana había llegado, la prostituta partió para encontrarse con Ramacandra Khan y le informó lo siguiente: Ayer mismo Haridas prometió que iba a disfrutar conmigo pero, infelizmente, el tiempo fue corto por demás. Hoy, sin embargo, estoy segura de que la unión sucederá”.

A la noche, cuando la prostituta llegó, Haridas le dio aún más seguridad: “La noche pasada te decepcioné, por favor, perdona mi ofensa. Ciertamente, te aceptaré. Por el momento, por favor, siéntate y escucha el canto de los santos nombres hasta que termine mi práctica regular. Entonces, tu deseo será ciertamente satisfecho”. Luego de ofrecer sus reverencias, ella se sentó y oyendo el canto puro de Haridas, ella también cantó: “Hare Krishna, Hare Krishna...”. Cuando la noche acabó, la prostituta estaba inquieta. Viendo esto, Haridas dijo: “He hecho un voto de cantar diez millones de nombres en un mes. Aunque haya hecho ese voto, ya se está terminando. Yo pensé que hoy sería capaz de terminarlo. Y, a pesar de tratar lo mejor que pude de terminarlo, aún así no fui capaz. Seguramente, mañana lo terminaré. De esa manera, estaré libre para disfrutar contigo”.

Regresando a Ramacandra Khan, la prostituta le informó lo que estaba ocurriendo. Al día siguiente, ella llegó al comienzo de la tarde y se puso a escuchar el canto espiritual de Haridas, y personalmente también se dedicó a cantar: “Hare Krishna, Hare Krishna...”. Al verla, Haridas le informó: “Con certeza, hoy terminaré mi voto y satisfaré todos tus deseos”.

Mientras Haridas estaba cantando, la noche terminó y, debido a su asociación trascendental, la mente de la prostituta sufrió un cambio. La prostituta, ahora purificada, cayó a los pies de loto de Haridas y le confesó el plan del malévolo Ramacandra Khan. Ella agregó: “Puesto que he asumido la profesión de prostituta, he cometido muchas actividades pecaminosas. Por favor, Haridas, sé misericordioso conmigo y libérame de esta condición caída. Por favor, acéptame como tu discípula e instrúyeme. ¿Cómo puedo librarme de mi vida pecaminosa? ¿Cómo puedo obtener alivio de la vida material?”.

Haridas respondió: “No te preocupes, desde el comienzo sabía de la conspiración de Ramacandra Khan. Él es simplemente una persona ignorante, de esa manera sus actividades no me entristecen. Iba a salir de este lugar tres días atrás, pero como tú llegaste, me quedé aquí sólo para liberarte. Por favor, ve para tu casa y distribuye a los brahmanas todas las propiedades que poseas. Después de eso, vuelve aquí y permanece en conciencia de Krishna. Canta Hare Krishna continuamente y ofrece servicio a la planta de Tulasi. De esa manera, en poco tiempo alcanzarás el refugio de los pies de loto de Krishna”.

Luego de instruirla, Haridas se levantó y salió, siempre cantando los santos nombres del Señor. Obedeciendo a su maestro espiritual, la prostituta distribuyó a los brahmanas todas sus posesiones en caridad. Conforme a los principios vaisnavas, ella se rapó la cabeza y permaneció en aquella cabaña con apenas un ropaje desgastado. Siguiendo los pasos de su maestro espiritual, ella también comenzó a cantar los santos nombres del Señor un total de trescientas mil veces por día. En verdad, ella cantaba día y noche. Siguiendo el consejo de su guru, ella comenzó a adorar cuidadosamente a la plantita de Yulasi y, en vez de comer regularmente, se alimentaba tan sólo con el alimento que recibía de limosna. Como muchas veces el alimento no le llegaba, ella ayunaba. Por ese motivo, ella fue capaz de controlar su mente y sentidos y, tan pronto sus sentidos quedaron controlados, los síntomas del amor a Dios surgieron en su persona. La prostituta, entonces, se volvió una gran vaisnavi, y debido a su gran nivel de conciencia de Krishna, muchos devotos avanzados venían a verla. Observando el carácter inmaculado de la prostituta, todos quedaban atónitos y glorificaban la potencia espiritual de Haridas, ofreciéndole sus reverencias.

Por tratar de hacer que la prostituta manchase el carácter de Haridas, Ramacandra Khan cometió una gran ofensa a sus pies de loto. Como Ramacandra Khan era un no-devoto, luego de ofender a Haridas, se volvió exactamente como un ateo demoíaco. Así como Ravana, que aunque hubiese nacido de un padre brahmana, Visvasrava, fue conocido como asura o raksasa debido a sus ofensas contra el Señor Ramacandra y Hanuman; de la misma manera, Ramacandra Khan se volvió un demonio porque cometió tal ofensa a tan grande vaisnava. Posteriormente, el ministro del gobierno, un musulmán igualmente demoníaco, tomó su casa y todas sus propiedades, así como a sus siervos y riqueza. La gran realidad es que, dondequiera que un devoto avanzado sea insultado, aunque sea por la falta de una sola persona, toda la región es afligida por muchos problemas.

Tomado de: http://www.isvara.org/forumes/topic.asp?TOPIC_ID=5448



















TABLA - FUENTES - FONTS


SOUV2BalaramScaGoudyFOLIO 4.2Biblica Font







free counters



Disculpen las Molestias





Correo Vaishnava

Mi foto
Spain
Correo Devocional

Archivo del blog